Entradas

Un cine junto al pueblo: seis películas de Jorge Sanjinés se exhiben en la Muestra de Cine Comunitario

En Bolivia, un país formado en su mayoría por comunidades indígenas, hasta la década de 1960 no se había visto ninguna película hablada en lengua originaria. Jorge Sanjinés fue el primer director de cine en producir películas en aymara y quechua. Uno de los más importantes nombres del cine boliviano, exponente del Nuevo Cine Latinoamericano, autor del manifiesto “Teoría y práctica de un cine junto al pueblo” (1979), Sanjinés siempre profesó en sus producciones el respeto a los pueblos indígenas. 

Su cine militante, crítico, con un discurso impregnado de originalidad, es uno de los destaques de la Muestra de Cine Comunitario Iberoamericano que se desarrolla durante el 4º Encuentro de Redes IberCultura Viva. Cinco largometrajes y un corto realizados por el director junto al Grupo Ukamau entre las décadas de 1960 y 1980 se presentarán del 20 al 24 de septiembre en la página web del evento (www.encuentroderedes.org).

La Retrospectiva Jorge Sanjinés será lanzada este domingo 20 de septiembre a las 17:00 (hora de Argentina), con un encuentro virtual que tendrá la participación de Pedro Lijerón, representante de la Fundación Grupo Ukamau, del realizador audiovisual Miguel Hilari (Bolivia) y de Manuel Trujillo (México), del Programa Cultura Comunitaria de la Secretaría de Cultura de México, que organiza la Muestra de Cine Comunitario Iberoamericano. 

 

Una estética propia

“Ukamau (1966)”, que abre la retrospectiva este domingo, fue la primera película boliviana en aymara. El título significa “Así es”, y acabó convirtiéndose en el nombre del grupo de cineastas del que forma parte Sanjinés. Desde su creación en los años 1960, el Grupo Ukamau ha dedicado su cinematografía a la resistencia cultural y política de las comunidades indígenas de Bolivia. Y ha sabido crear su propia narrativa y métodos de trabajo para construir un discurso único en el mundo por su coherencia y originalidad. 

Ukamau (1966)

En 2013, en entrevista a Cristina Alvares Beskow (publicada en la revista Cinema Comparat/ive Cinema, Vol. IV, Núm 9, 2016), Jorge Sanjinés explica cómo se dio ese proceso de pensar una estética política y militante. “Comprendimos que ese cine que tenía como objetivo llegar a la mayor cantidad de espectadores bolivianos tenía que construirse bajo los preceptos inspirados en los mecanismos internos de otra visión del mundo, la visión mayoritaria, la visión de las culturas indígenas. Y fuimos elaborando una estética propia, un lenguaje, una narrativa que va a culminar después en ‘La nación clandestina’, donde ya construimos el plano secuencia integral, que es una manera de contar que interpreta el sentido del tiempo circular del mundo andino”, comenta el director.

Este plano secuencia integral que acabó marcando su cine fue adoptado como un elemento narrativo para resaltar las nociones de comunidad, según él detalla en la entrevista: “Buscábamos un plano en el que el protagonista fuera colectivo, un plano que los pudiera integrar a todos y que prescindiera del close up, que es propio del lenguaje europeo, del individualismo, donde se incrementa y se exalta la individualidad. No es que en ‘La nación clandestina’ no tengamos primeros planos, los tenemos, pero no por corte, sino porque llegamos a ellos en un movimiento natural con la cámara, integrando a todos en el movimiento. Eso fue determinante porque ese plano viene de la manera de contar las historias de los propios pueblos indígenas”.

Jorge Sanjinés

Entre los aymaras y quechuas, el tiempo no es lineal, no responde a la lógica cartesiana. “Un espacio en el cual el tiempo gira y todo regresa, eso es lo que hace la cámara también al narrar cada secuencia”, observa. “Los aymaras lo entienden así, que el futuro no siempre está delante, puede estar atrás, como se muestra tranquilamente en la película: en la última toma se ve que entierran a Sebastián, que ha muerto en la danza de la muerte, pasa el cuerpo y, cuando la cámara vuelve sin cortes, el último que acompaña el cortejo fúnebre es él; pero es el Sebastián renacido, él es el futuro, el futuro está atrás mirando el pasado por delante”.

“La nación clandestina” (1989), una de las seis películas que conforman la Retrospectiva Jorge Sanjinés, tiene su exhibición prevista para el jueves 24 de septiembre. Antes se presentan “Ukamau” (día 20), “Yawar Mallku” (día 21), “El coraje del pueblo” (día 22), “Las banderas del amanecer” (día 23), y el corto “Revolución”, que estará disponible del 20 al 24 de septiembre. 

“El coraje del pueblo” (1971)

 

PROGRAMACIÓN

Domingo 20 de septiembre

Ukamau 

(Jorge Sanjinés, Bolivia, 1966, 72 min)

Metáfora sobre la recuperación de la soberanía indígena. Una joven campesina aymara es violada y asesinada por un comerciante mestizo. Antes de expirar, ella logra decirle a su esposo el nombre del asesino. Transcurre un año de paciente espera hasta que llega el día de la venganza, que se efectúa en un duelo a muerte.

 

 

Lunes 21 septiembre

Yawar Mallku – Sangre de Condor

(Jorge Sanjinés, Bolivia, 1969, 70 min)

Esta película basada en hechos reales cuenta la historia de una lejana comunidad Quechua, en la que un equipo del Cuerpo de Paz estadounidense se dedica a esterilizar a mujeres indígenas sin su consentimiento. Ignacio, jefe de la Comunidad, descubre el crimen y toma represalias junto a los comuneros.

 

 

Martes 22 septiembre

El Coraje del Pueblo 

(Jorge Sanjinés, Bolivia, 1971, 90 min)

El 24 de junio de 1967 debía realizarse un ampliado obrero nacional para discutir qué tipo de apoyo se daría al Che Guevara y sus guerrilleros, que se encontraban luchando en Ñancahuazú. El ejército boliviano, presionado por la misión militar norteamericana, asalta en la noche de San Juan el campamento minero del siglo XX, apresando y asesinando dirigentes y causando la muerte de muchas personas. Se trata de una reconstrucción histórica fidedigna.

 

 

Miércoles 23 septiembre

Las Banderas del Amanecer

(Jorge Sanjinés y Beatriz Palacios. Bolivia, 1983, 70 min)

Documental sobre la lucha popular que hizo posible la recuperación del proceso democrático, interrumpido por el golpe militar del coronel Natusch en 1979 y el asalto al poder del general García Mesa tan solo un año más tarde. Acompañando los acontecimientos, sin interpretaciones ni análisis, la película da cuenta del alto grado de conciencia social y política del pueblo de Bolivia.

 

 

 

Jueves 24 septiembre

La Nación Clandestina 

(Jorge Sanjinés, Bolivia, 1989, 2h 8min)

Sebastián Mamani regresa a su comunidad aymara de origen, de la que fue expulsado tiempo atrás, cargando la gran máscara de la muerte, para danzar hasta morir, en una suerte de expiación de los pecados que ocasionaron su exilio y como una manera de renacer en su identidad cultural perdida. Durante su viaje rememora su pasado.

 

 

Toda la semana

Cortometraje Revolución

(Jorge Sanjinés, Bolivia, 1963, 9 min)

“Revolución” muestra las condiciones miserables de vida de una gran mayoría de los habitantes en Bolivia, afectados por el desempleo, la alimentación inadecuada, el hábitat y la mortalidad infantil, con referencias a las manifestaciones obreras y la represión policial a que son sometidos. “El pueblo combate, combate por esa tristeza, por esa camisa a pedazos, por esos ojos apagados”.